Dietética y Nutrición
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
  Talleres y Cursos
  Plan Depurativo Clemente
  Yoga y Relajación
  Noticias de Salud
  Contacto

 

   

“Los alimentos que tomamos, tienen mucho que ver,
con la enfermedad que sufrimos y la salud que disfrutamos”
Clemente Santos (Dietista)

Ya lo decía Hipócrates hace 2.500 años: que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento, sin embargo no ha sido hasta casi 25 siglos más tarde cuando la ciencia ha empezado a confirmar esta sabia teoría.

Han sido muchos, muchos años, en los que las Ciencias de la Salud han estado fascinadas por las posibilidades de los fármacos poniendo en ellos toda su atención y esperanzas en lo que a la salud se refiere (cosa que aún se sigue haciendo), pero durante las tres o cuatro ultimas décadas las cosas han cambiado, y hoy por hoy son muchas las personas, desde científicos, médicos, dietistas, etc. que han empezado a fijar su atención en los alimentos como una gran posibilidad de mejorar y prevenir muchas enfermedades.

La cantidad de estudios de investigación científica llevados a cabo por instituciones tan destacadas como el Instituto Nacional de Cancerología o el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, universidades como la de California entre otras muchas, hospitales y centros de investigación en todo el mundo, es impresionante, así mismo los hallazgos obtenidos sobre los poderes curativos y preventivos de los alimentos (los cuales afectan el comportamiento celular), son realmente extraordinarios.

Saber que alimentos se deben comer y que alimentos se deben evitar según las condiciones de salud de cada persona, es poseer un tesoro de un valor incalculable de conocimientos para poder tratar y prevenir muchos de los diferentes problemas de salud: cardiovasculares, respiratorios, osteoarticulares, digestivos, obesidad, diferentes tipos de cáncer, etc.

Que la alimentación influye poderosamente sobre la salud es algo que hoy ya no cabe la menor duda, hay muchos expertos que apuntan que puede influir en más de un 60 %. Sin embargo, los hábitos alimenticios y dietéticos que llevamos hoy día ya sea por costumbre, por las modas, por desconocimiento o por el ritmo de vida que llevamos, dejan mucho que desear y apenas se parecen a lo que se considera una dieta Equilibrada y Saludable, por poner algún ejemplo: el consumo de proteínas es tan elevado en la mayoría de las personas, que suele superar y con creces el doble de la Ración Diaria Recomendada; la Pirámide Alimenticia en algunos grupos de población como en los niños y adolescentes en muchos casos está totalmente invertida es decir el grupo de alimentos que debemos consumir en poca cantidad y de forma ocasional ha pasado ha ser el grupo de alimentos que se consumen a diario y en abundancia, y todos estos excesos tienen su correspondiente repercusión negativa sobre la salud. Por otro lado tanto la calidad de los alimentos, (que es una larga cadena que va desde el proceso de producción del alimento, la modificación y elaboración industrial, el almacenamiento y conservación, etc.) así como la cantidad o proporción adecuada a la hora de consumir los diferentes alimentos también deja mucho que desear.

Si una de las causas que nos enferma (respecto a la alimentación) son los hábitos alimenticios negativos, es fácil deducir que el primer paso que tenemos que dar, es corregir esos malos hábitos alimenticios, y la mejor forma de hacerlo es a través de la puesta en marcha de una dieta REALMENTE EQUILIBRADA Y SALUDABLE. Ver: Dieta Mediterránea y Dieta Saludable y también Taller Educativo de Salud Nutricional

“Tan importante como el COMER, es SABER que es lo que comemos, PARA QUE lo comemos, CUANTO comemos, y COMO lo comemos”