Dietética y Nutrición
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
  Talleres y Cursos
  Plan Depurativo Clemente
  Yoga y Relajación
  Noticias de Salud
  Contacto

 

   

Las enfermedades cardiovasculares son la primera cusa de muerte e incapacidad en el mundo desarrollado (un 32 % en los hombres y un 39% en las mujeres).

Su aparición y evolución está ligada fundamentalmente  a ciertos hábitos nutricionales, a la obesidad, al la falta de ejercicio y al tabaco.

FACTORES DESENCADENANTES:

    • ALIMENTACION
    • SOBREPESO Y OBESIDAD
    • HIPERTENSION
    • DIABETES
    • TABAQUISMO
    • ESTRÉS
    • SEDENTARISMO
    • ETC.

LA ALIMENTACION: La alimentación, junto con el tabaquismo, es el factor más importante en este serio problema de salud. La dieta actual, nos guste o no reconocerlo, se caracteriza por ser una dieta desequilibrada y poco saludable, y aunque nos gusta presumir de dieta mediterránea, la cruda realidad habla por si sola: los elevados índices de sobrepeso y obesidad, los cerebro y cardiovasculares, el cáncer, y así una larga lista, hacen que aquella enseñanza que dice “dime de que presumes y te diré de que careces”, sea el fiel espejo en el cual deberíamos mirarnos, cada vez que nos sentamos a la mesa.

DESEQUILIOBRIO  NUTRICIONAL: En los desequilibrios nutricionales no se salva ni un solo grupo de los macronutrientes: Hidratos de Carbono, Proteínas y Grasas.

HIDRATOS DE CARBONO: En el grupo de los H.C. hay un exceso de consumo de hidratos de carbono refinados (panadería, bollería, pastas, etc.) los cuales son de absorción muy rápida. Los H.C. refinados suben en exceso el I.G. y esto nos lleva al incremento del sobrepeso y la obesidad, subida de triglicéridos, etc. Por otro lado, un consumo excesivo de H.C. refinado, nos lleva a un consumo deficitario de H.C. complejos o de absorción lenta (cereales integrales, legumbres, etc.), los cuales contribuyen a mantener un perfil lípido más saludable, debido al aporte equilibrado de fibra, que también va a repercutir en una mejor salud intestinal, con todo lo que esto conlleva.

NOTA A: Cuando compre pan integral, le aconsejo que compre pan integral autentico, es decir el que está elaborado con harina integral, agua, sal, y levadura madre, en lugar de aquellos otros que nos venden por integrales, pero están elaborados con harina blanca, un puñado de salvado, levaduras, y otra serie de aditivos.

NOTA B: La bollería (croissant, magdalenas, y un largo etc.), en la Pirámide Alimenticia Mediterránea, están situados en la parte más alta de la pirámide, indicándonos que son alimentos a consumir en cantidades muy pequeñas y solo de vez en cuando, es decir alguna vez al mes (nada de todos los días). Si observamos como se utilizan en la alimentación infantil: dos y hasta tres veces al día (desayuno. merienda y cena) nos da idea de que salud cardiovascular estamos generando en nuestros hijos.

PROTEINAS: Según las recomendaciones de la O.M.S., la ingesta adecuada de proteína en una persona adulta son unos 41 gr./día, para la mujer y unos 54, para el hombre (estatura y peso medianos) pues bien, hoy la mayoría consume del orden de los 120, 130 e incluso cerca de 150 gr. diarios de proteína, siendo la gran mayoría de origen animal. El exceso de proteína acidifica la sangre (alteración del ph), y la sangre acidificada es un campo ideal para el desarrollo de problemas de salud, entre ellos va ha interferir en el metabolismo del calcio dificultando su correcta asimilación en el tejido óseo, y facilitando la aparición de la osteoporosis, y al mismo tiempo va a favorecer la calcificación y la aparición de depósitos de calcio en otros tejidos, sobre todo en los tejidos blandos ¿tal vez las arterias coronarias?.

GRASAS: En este caso el desequilibrio sobreviene de un consumo excesivo de grasas saturadas, junto con el también consumo excesivo de ácidos grasos trans (grasas vegetales alteradas, ejemplo: margarinas). El origen de este desequilibrio está por un lado en el consumo excesivo de alimentos animales, y por otro lado en el excesivo consumo de bollería, pastelería, o panes en los que se utilizan en su elaboración grasas poco saludables, lo cual a generado entre oras cosas un incremento generalizado de los niveles de colesterol (hiperlipidemia) y un menor consumo de alimentos vegetales, frutas, verduras, y sobretodo legumbres y cereales integrales, lo cual nos lleva a una menor ingesta de fibra y de sustancias fotoquímicas con acción antioxidante. La fibra vegetal y las sustancias fotoquímicas contribuyen por un lado a mantener en equilibrio los niveles de colesterol y por otro lado a evitar su oxidación. Estudios recientes confirman que las arterias se taponan cuando las moléculas de colesterol LDL se oxidan al reaccionar con unas formas especiales de oxigeno conocidas como radicales libres, circulantes en la sangre, lo cual demuestra la importancia que tiene el incluir en la dieta alimentos ricos en antioxidantes y otras sustancias fitoquímicas.

HIPERLIPIDEMIA (COLESTEROL ELEVADO): Un problema de salud más que alarmante, ya que afecta hoy día a muchas personas y cuya mejor solución es la de establecer una dieta saludable en la que la ingesta de colesterol no supere los 100 ml/día. (Ver Dieta Saludable).

LAS GRASAS TRANS: Las margarinas y muchos alimentos elaborados con “grasas vegetales parcial o totalmente hidrogenadas” contienen grasas hidrogenadas, que afectan a la salud cardiovascular ya que la capacidad de nuestro organismo para eliminar este tipo de grasas es muy limitada (se comenta que no más de 2 gr/día), al depender de nutrientes y enzimas que compiten por funciones bioquimicamente más útiles, por lo que gran parte de estas moléculas van a ser almacenadas en algún tejido en prejuicio del funcionamiento celular y sin beneficios posteriores. De ahí el calificativo de “comida basura” a los alimentos que contienen estas moléculas trans.

El porcentaje de ácidos grasos trans en la margarina pude alcanzar hasta el 35 %. Una bolsa de patatas fritas de 150 gr. puede contener hasta 7 gr. de grasas trans, un pastel de manzana comercial o un bollo empaquetado de 5 a 6, razón demás para utilizar este tipo de alimentos solo de forma ocasional y no a diario. ¡Recuérdelo!: están situados en la parte más alta de la pirámide alimenticia).

Un estudio realizado con 85.000 mujeres en la Universidad de Harward mostró, que el riesgo de sufrir enfermedades del corazón era un 66 % mayor en las que tomaban margarina a diario que entre las que nunca lo ingerían.

MAS DESEQUILIBRIOS: CARENCIAS NUTRICIONALES Las carencias de MICRONUTRIENTES, son mucho más frecuentes de lo que imaginamos, y tienen mucho que ver con las enfermedades degenerativas y con los problemas CARDIOVASCULARES

En un estudio reciente dirigido por los doctores Luis Serra y Javier Aranceta, presidente y secretario general de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, se comprobó que el 98 % de los jóvenes entre 14 y 17 años, tienen carencias nutricionales (28 % falta 1  nutriente, 35 %  faltan  2  nutrientes, 23 %  faltan  3  nutrientes, 13 %  faltan  4  o más nutrientes). Si este tipo de estudios se hicieran en las personas adultas y sobre todo a partir de los 45 años nos sorprenderían los resultados, al menos esto es lo que compruebo día tras día.

La coenzima Q10 es una gran aliada de las células musculares del corazón: Su carencia está relacionada con la debilidad cardiaca. Su carencia es muy frecuente.

La vitamina C, garantiza la producción y el funcionamiento óptimo del colágeno, la elastina y las demás moléculas fortalecedoras del tejido conjuntivo que dan consistencia a los vasos sanguíneos. Su carencia es más frecuente de lo que se piensa. Cada cigarrillo consume 25 mg. de vitamina C, por eso si a la dieta poco equilibrada y saludable, le añadimos el tabaquismo la persona fumadora está mucho más expuesta a sufrir infartos, ya que la salud de sus arterias está mucho más debilitada.

Mantener los vasos sanguíneos en buen estado, es la mejor garantía de protegernos de las enfermedades cardiovasculares.

Las carencias de vitaminas B1, B5, B6, etc.; las de magnesio, de zinc, y de otros cuantos más micronutrientes, son muy frecuentes.

Las carencias nutricionales suelen ser por deficiencias en la ingesta (dietas desequilibradas e insuficientes) o por problemas de absorción, el estado de salud del intestino es algo que deberíamos tener en cuenta con mucha más frecuencia, y ello tiene mucho que ver con nuestros hábitos alimenticios.

LA HIPERTENSION: De todas las enfermedades cardiovasculares esta la más frecuente, ya que una de cada 5 personas la sufre. La hipertensión también contribuye al engrosamiento de las paredes de los vasos sanguíneos que, a su vez, pueden agravar la ateroesclerosis.

Esto también aumenta el riesgo de ataque cardíaco y apoplejía.

SOBREPESO Y OBESIDAD: La obesidad conlleva una sobre carga para el corazón. En la persona obesa el perfil lípido está más expuesto a la aterosclerosis. También se asocia a la muerte súbita, tal vez provocada por arritmia cardiaca.

Una dieta realmente saludable reduce en gran medida estos y otros muchos riesgos.

LA DIABETES: Las personas diabéticas tienen mayores probabilidades de sufrir un accidente cardiovascular. Esto se debe principalmente a los problemas circulatorios ocasionados por la diabetes

El índice de muerte por problemas cardiovasculares esta situado en un 35% (es el más alto de todos los índices de muerte), por lo que se convierte en el problema más serio relacionado con la salud, y el que más fácilmente podemos resolver si realmente queremos hacerlo. Sólo son necesarias tres cosas. Instaurar una dieta realmente saludable, hacer ejercicio con regularidad y también con equilibrio (en exceso tampoco es bueno), y decir un NO rotundo al tabaquismo.

“Los alimentos que tomamos tienen mucho que ver con la enfermedad que sufrimos y la salud que disfrutamos”

Llevar una dieta realmente saludable a lo largo de la vida, nos evita muchos sufrimientos, ya, que, nos va ayudar a prevenir muchas enfermedades.

En nuestro Taller Educativo de Salud Nutricional usted podrá aprender a hacerlo, sencillamente y sin esfuerzos.

Ver: Dieta Mediterránea y Dieta Saludable